Consejos básicos para montar tu cocina

cocina

¿Qué tipo de persona eres: la aspirante a chef, a la que le encanta experimentar y crear recetas diferentes, o la que cocina porque sabe que pedir comida todos los días es económicamente inviable a la larga?

Independientemente de tu nivel de pasión por la cocina, saber elegir los electrodomésticos y utensilios ideales para la cocina asegura más practicidad a la hora de preparar y almacenar los alimentos, además de garantizar un ambiente hermoso – sí, cada detalle hace la diferencia a la hora de decorar!

Para una mejor elección de electrodomésticos y utensilios echa un vistazo a estos consejos.

¿Cuál es la mejor estufa? Define tu tipo

Las estufas sin un horno incorporado, son excelentes alternativas para quienes necesitan ahorrar espacio en la cocina, ya que pueden instalarse sobre encimeras y también cuentan con versiones portátiles.

Los tipos de cocinas son: gas, eléctricas e inducción. Entiende la diferencia entre cada uno de ellos:

Estufa de gas: funciona de la misma manera que las cocinas convencionales (por cilindro o cañería local), pero es más fácil de limpiar. Es compatible con todo tipo de sartenes, se encuentra fácilmente en versiones de cuatro o cinco quemadores o fuegos y en versiones de colores.

Estufa eléctrica: este modelo solo necesita un enchufe cercano para funcionar y no emite llama. Sin embargo, una vez completada la preparación de los alimentos, su quemador puede tardar unos minutos en enfriarse. Es importante señalar que, si se opta por la estufa eléctrica, es necesario contar con sartenes con fondo reforzado, preferiblemente de hierro o acero.

Estufa por inducción: al igual que la placa eléctrica, este modelo no tiene rejillas y no emite llama. Funciona a partir de ondas electromagnéticas, que calientan únicamente sartenes de material magnético.

Consejo: para saber si tu sartén funcionará con este modelo, solo acerca un imán a la base de la sartén y verifica si atrae el material.

La placa de inducción permite un control preciso de la temperatura y la temperatura de sus quemadores desciende tan pronto como se retira la sartén.

Elige el modelo de estufa que te ofrezca la mejor relación costo-beneficio, se ajuste mejor a tu presupuesto al momento de la compra y consumo mensual de energía o gas. Además del consumo, la principal diferencia entre ellos está en el nivel de seguridad que ofrece cada uno. Por tanto, si en tu casa hay niños o mascotas que puedan tener acceso a la cocina, este es un punto a tener en cuenta a la hora de hacer tu elección.

Cómo elegir la nevera o refrigerador

El frigorífico es un elemento imprescindible para conservar los alimentos y ayudar a organizar las comidas a lo largo de la semana. Echa un vistazo a algunos consejos para asegurarte de no equivocarte a la hora de elegir el tuyo:

Tamaño y capacidad

¡Hay numerosas opciones de refrigeradores en el mercado! Empieza por lo básico: mide el espacio disponible en tu cocina para colocar la nevera, considerando un margen de seguridad de al menos 10 centímetros a los lados, atrás y encima de la nevera. Además, también es importante tener en cuenta la cantidad de personas que viven contigo. Así, es posible definir el tamaño y la capacidad ideales del electrodoméstico para su realidad y facilitar la búsqueda del refrigerador ideal.

Consulta las recomendaciones de los fabricantes sobre el tamaño ideal del frigorífico:

Frigorífico pequeño, hasta 300 litros: recomendado para uso en hogares de una a dos personas, pero también familias pequeñas que suelen comer fuera entre semana.

Frigorífico mediano, de 300 a 500 litros: recomendado para casas donde viven de tres a cinco personas.

Consejo: Los modelos medianos son más comunes y relativamente más grandes. Antes de comprar, verifique el espacio disponible en la cocina, el tamaño de las puertas, los pasillos, las escaleras y los ascensores.

Frigorífico grande, a partir de 500 litros: atiende las necesidades de más de cinco personas o casas de huéspedes, que reciben invitados y necesitan espacios para almacenar diferentes tipos de platos y bebidas en un solo lugar.

Tipo de descongelación

Después de definir el tamaño y la capacidad del frigorífico, llega el momento de elegir el tipo de descongelación. Definirá principalmente la frecuencia de mantenimiento del aparato y su funcionamiento. Conoce los principales tipos de desescarche:

Desescarche manual: estos modelos acumulan hielo en el congelador y, para su mantenimiento, requieren que el equipo esté desenchufado.

Frost Free: Los frigoríficos con esta tecnología cuentan con sistemas de circulación de aire que evitan la acumulación de hielo.

Desescarche Seco/Semiautomático: funciona de manera muy similar a los modelos con desescarche manual, pero para que se produzca el desescarche basta con pulsar un botón.

Ciclo de descongelación: esta tecnología requiere que la descongelación se realice manualmente, pero solo dos veces al año.

Tenga en cuenta que cuanta más tecnología proporcione más practicidad en la vida cotidiana, más costará el electrodoméstico.

¿Refrigerador blanco o de acero inoxidable?

El frigorífico blanco es más tradicional y suele ser más económico en comparación con el modelo de acero inoxidable. Sin embargo, con el tiempo sus mangos pueden amarillear y devaluar la belleza del aparato.

Si deseas un aspecto más moderno para el ambiente, vale la pena considerar invertir un poco más y adquirir un refrigerador con acabado en acero inoxidable.

¿Cuál es el mejor horno eléctrico?

Los hornos eléctricos son excelentes opciones para complementar la cocina de quienes cuentan con anafe. Pueden ser de empotrar – ideales para quien quiere tener un mueble a medida – o de encimera, que no requieren una instalación compleja.

Al elegir, preste especial atención a la capacidad del horno eléctrico. Piensa en las recetas que sueles preparar, el tamaño de las sartenes que más utilizas y si el horno deseado se adapta a tus necesidades.

¿Cuál es la diferencia entre campana extractora y depurador?

Quién nunca preparó esa fritura que dejó toda la casa con olor a aceite. Hay una manera de evitar que esto suceda con la ayuda de una campana o fregadora. Entiende un poco acerca de la diferencia entre cada uno:

La campana actúa como extractor, captando el aire con humo o olor a aceite y echándolo fuera del ambiente, mientras que el depurador filtra el aire y lo devuelve al mismo ambiente.

La campana suele tener más potencia para limpiar el aire del interior de tu cocina, pero su instalación es más compleja, requiriendo que exista un conducto o forma de crear una salida de aire al exterior de la estancia. Si la instalación no es posible, el depurador sigue siendo una excelente opción para purificar el aire.